Chistes de un hombre de poder

Hombre de poder

Un hombre de poder debe de tener sabiduríasentido del humor, definitivamente, y que mejor que se demuestre con unos chistes.

Los cuatro poderes que el hombre anhela:
1. De los 25 a los 35: el poder sexual…
2. De los 35 a los 45: el poder económico
3. De los 45 a los 60: el poder político
4. Después de los 60: el poder……..!orinar!

Hombre de poder Sonora

Un Maestro en Administración de negocios y un Bachiller se fueron de campamento. Armaron su tienda de campaña y se quedaron dormidos, algunas horas más tarde, el Bachiller despierta a su amigo administrador y le dice: Mira hacia el cielo y dime lo que ves.
El maestro administrador responde: Veo millones de estrellas.
-¿Qué te dice eso?
El administrador medita durante un minuto y contesta:
-Astronómicamente hablando, me dice que hay millones de galaxias y potencialmente billones de planetas. Astrológicamente, me dice que Saturno está en Leo. Respecto al tiempo, que parece ser aproximadamente las tres y cuarto. Teológicamente, es evidente que el Señor es todopoderoso y que somos pequeños e insignificantes. Meteorológicamente, parece que tendremos un hermoso día mañana. Dime ¿Tú que es lo que ves?
El Bachiller guarda silencio por un momento, luego habla.
– Que prácticamente… alguien ha robado nuestra tienda de campaña.

¿En qué mes los hombres hacen menos cosas tontas? En Febrero porque sólo tiene 28 días.

Un hombre que vuela en globo se percata que está perdido, por lo que maniobra y desciende hasta que divisa a alguien en la calle y grita:
– “¡Disculpe!, ¿Podría usted ayudarme?, he quedado de reunirme a las dos con un amigo, llevo media hora de retraso y no sé dónde me encuentro.
– “Claro que sí, le contesta, se encuentra usted en un globo de aire a unos 30 metros de altura, entre los 40° y 42º de latitud norte y los 58 y 60º de longitud oeste.
– “Es usted ingeniero ¿verdad?”, dice el del globo.
“Si señor. Lo soy ¿Cómo lo adivinó?”
– “Es simple. Porque todo lo que me ha dicho es técnicamente correcto, pero prácticamente inútil. Continúo perdido, llegaré tarde y no sé qué hacer con su información”…
– Es usted gerente ¿verdad?”, preguntó el de la calle.
– “Si señor, ¿Cómo lo ha sabido?”
– “Es simple. No sabe dónde está ni a dónde va. Ha hecho una promesa que no puede cumplir y espera que otro le resuelva el problema. De hecho, se halla exactamente en la misma situación en que estaba antes de encontrarnos, salvo que ahora, por alguna extraña razón… ¡La culpa es mía!”

Cano Vélez es un hombre de poder